Inicio Noticias Cae la confianza del inversor extranjero en Rumanía

Cae la confianza del inversor extranjero en Rumanía

Compartir

Un estudio considera que las inversiones a medio y largo plazo no se materializarán si no mejoran las políticas públicas y el clima para los negocios.

La última encuesta del Índice de Percepción Empresarial publicado por Foreign Investors Council (FIC) en abril señala que más del 70% de los inversores extranjeros en Rumanía consideran que los acontecimientos de los últimos seis meses han reducido su confianza en el entorno local para los negocios.

De acuerdo con este estudio que recaba las opiniones de directivos de empresas pertenecientes al FIC, con un volumen de negocios acumulado de unos 40.000 millones de euros y cerca de 200.000 trabajadores, “las cifras no son portadoras de buenas noticias para el Ejecutivo, ya que una de sus prioridades es aumentar el volumen de inversiones en la economía rumana”.

Además, y según destaca Emerging Europe, el 68% de los encuestados cree que la fuerza de trabajo disponible no es lo suficientemente competitiva frente a la de otros países similares.

El 85% de los empresarios también opina que el sistema fiscal local no es competitivo. Esto se debe a los cambios constantes que se están introduciendo en el código fiscal de Rumanía y a la falta de modernización de la administración dedicada a recaudar impuestos.

Todas las empresas encuestadas coincidieron al resaltar que la burocracia es una carga en comparación con otros lugares de Europa donde realizan actividades y los encuestados se quejaron unánimemente de la falta de transparencia y consistencia de las políticas públicas.

De hecho, la mayoría subrayó que se enfrentan a dificultades para operar debido a una regulación poco clara y en constante cambio, y a una red de infraestructuras todavía en desarrollo.

Presente y futuro de la IED

La llegada de inversión extranjera directa (IED) a Rumanía superó la barrera de los 4.500 millones de euros durante 2017, lo que supuso un ligero incremento frente a los ejercicios anteriores. Pero, aun así, esta cantidad apenas representó la mitad de lo registrado en los años anteriores a la crisis económica mundial.

Una parte muy importante de toda esa IED ha sido realizada por inversores ya existentes que se han adaptado al crecimiento y evolución de las economías local, europea y mundial.

Sin embargo, desde el FIC constatan que Rumanía necesita nuevas empresas para atraer más capital y tecnología al mercado. Un análisis reciente del Banco Mundial mostró que la IED captada por esta república en 2016 significó apenas el 2,8% del PIB nacional, bastante lejos del 8% alcanzado por otros países emergentes de la región.

En conclusión”, apunta el informe del FIC, “los datos a corto plazo son positivos y una parte significativa de nuestros miembros espera que su negocio crezca en este año. No obstante, las inversiones a medio y largo plazo, necesarias para un crecimiento sostenible, no se materializarán si la percepción de los inversores existentes sobre las políticas públicas no mejora”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.