Conducir un autobús haciendo jornadas de 14 horas es peligroso, lo saben y no hacen nada

Conducir un autobús haciendo jornadas de 14 horas es peligroso, lo saben y no hacen nada

- in Sin categoría
1740
0

Denuncian a la empresa Aumasa (Autocares Manacor S.A), concesionaria de varias líneas de transporte público (TIB) de la zona de Manacor, por pagos pendientes a un conductor y salen a la luz numerosas quejas internas de varios ex-miembros de la plantilla forzados a realizar jornadas diarias de entre doce y catorce horas de conducción. Unas condiciones arriesgadas que, según los testimonios entrevistados por Crónica Balear, no garantizan la seguridad necesaria como para manejar un autobús de pasajeros.

Hablamos de una empresa concesionaria del servicio público, ¿cómo son las condiciones?

Terribles. Indignantes. Peligrosas. Trabajé con ellos nada más que cinco días y no quise continuar. No se cumplen los horarios que te prometen, paradas de más de tres horas en lugares como descampados, jornadas de catorce horas sin descanso siquiera para comer, impagos, largas; la situación es realmente inadmisible.

¿Y como se aplica eso en el día a día?

Es muy difícil de llevar. Tú recoges tu hoja de ruta y de inicio ya compruebas que te roban dos horas de trabajo. Te dicen que empieces a las ocho de la mañana, pero claro, en Cala Bona. Para llegar allí a las ocho de la mañana tienes que ir una hora antes a recoger el vehículo, revisar el agua, aceite y demás, y comenzar la marcha. Y lo mismo al acabar la ruta. Es bastante habitual acabar haciendo jornadas de 12 y 14 horas diarias. Los tacógrafos (los discos de itinerario que llevan impresa toda la información que ha realizado el camión durante su marcha) lo demuestran.

Con el cansancio y el peligro que eso conlleva…

Ni te lo imaginas. Por ley serían obligatorios descansos de 45 minutos después de más de cuatro horas y media de conducción. Si protestas, te dicen que la parada larga de tres horas que te ha tocado en mitad de la jornada, tirado en Cala Bona o en Costa dels Pins, es un descanso. Y eso cuando lo tienes. A veces no tienes más de diez minutos de pausa y te pasas toda la jornada sin comer. O después de doce horas conduciendo todavía te llaman al final para que realices la vuelta a Palma. Nadie aguanta ese ritmo sin un alto riesgo de accidente.

Una noche, viniendo desde Son Servera, después de catorce horas de tensión y conducción, entré en una glorieta y me traicionó el subconsciente, repentinamente me pareció ver un coche. Me di un buen susto. Ese tipo de imágenes pueden provocar que des un frenazo y afecte a los pasajeros o provoques un accidente. Se lo conté al jefe de Tráfico y me dijo que “era lo que había”.

¿Y el estado de los autobuses?

Máquinas forzadas. Y obsoletas, en muchos casos. El exceso de las jornadas acaba cayendo sobre el propio vehículo y el desgaste es peligroso. Igual que el comportamiento por parte de la empresa. Tengo constancia de que se ha obligado a mecánicos a dejar salir un vehículo sin reunir las condiciones de seguridad, incluso advirtiéndole el profesional que ese autocar no podía salir porque le faltaba una pieza. Algunos no frenan y los conductores no los quieren coger, pero si no lo haces, te vas.

Da miedo. Una vez, estaba circulando por una bajada y cuando me di cuenta, el marcador indicaba 120 kilómetros por hora. Por ley, los autocares deben limitarse a 90km/h, eso es una responsabilidad de la empresa y no lo hicieron. Tu confías en que estén limitados y pueden ocurrir este tipo de cosas. Para más narices, eres tú quien responde ante la Guardia Civil. Si los agentes te piden el tacógrafo y ves la velocidad que ha marcado, me quitan los puntos a mí. Y yo trabajo de esto, no puedo permitirme manchas en mi historia de conducción.

Este tacógrafo, aportado por uno de los conductores entrevistados, muestra una jornada laboral de 07:50 a 21:35 horas con algunas pausas cortas de entre 5 y 10 minutos. El trabajador está obligado a conservar los últimos 28 tacógrafos producidos en su rutina diaria y la empresa los 337 restantes para el registro de un año completo. 

¿Cual es el ambiente de la plantilla?

El malestar es general. Quien se queda dentro es porque no tiene otra opción que aceptar las pésimas condiciones que ofrecen. Buscan conductores continuamente, y con la mayoría ocurre lo mismo; aguantan quince días y se van o incluso les despiden si se quejan o cometen algún error. Yo decidí irme porque no quería soportar esas condiciones; al cabo de unos días me enteré que el jefe de Tráfico les había contado a mis compañeros que me había echado porque había robado. Todavía estoy llamándole para pedirle explicaciones y nada. Hacen ese tipo de cosas para infundir miedo.

En mi caso, a mí me echan. En Capdepera, crují uno de los cristales del bus al rozarlo con una señal de tráfico mientras realizaba un giro. Me pidieron que lo pagara. Y me negué. Fue un accidente y cada vehículo tiene su seguro. No tenía por qué hacerme cargo yo pero al parecer, es una práctica habitual entre ellos.

¿En ese momento interpones la denuncia?

Cuando me van a liquidar, veo que sólo me quieren dar la mitad del dinero que me prometieron, por lo que no lo firmo y lo reclamo. Se convoca una mediación en el TAMIB para el 26 de abril y la empresa no aparece. Ahora, ya he presentado la denuncia. Hemos pedido documentación al Consorcio de Transporte, por lo que ellos también están al tanto de lo que está ocurriendo, y no sólo eso, también hay en marcha una denuncia de otros compañeros desde abril del 2016 y hemos interpuesto denuncia en Inspección de Trabajo.

Por lo tanto, el Govern sabe lo que ocurre…

Sí, lo saben. Y tienen que dejar de cerrar los ojos ante esta situación. Hace un tiempo, ya se le exigió a la empresa que aumentara el número de conductores que tenía en plantilla, ya que no cumplían el mínimo. Necesitarían al menos 15 más para cubrir los turnos y días libres como toca. De hecho, el pasado 23 de mayo, el diputado de Podemos, Aitor Morràs, expuso la situación de la empresa en el pleno. Se habló de las jornadas de 14 horas, de tener sólo un día libre a la semana, etc; y se solicitó al Govern que realizara más inspecciones para evitar este tipo de comportamientos en las empresas concesionarias. Por los que estamos al volante y por los que viajan en el interior del autocar, todos merecemos sentirnos seguros.

Fuente : Resultado de imagen de cronicabalear.es

Conducir un autobús haciendo jornadas de 14 horas es peligroso, lo saben y no hacen nada
5 (100%) 1 vote

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te interesa

Los eurodiputados urgen a la CE a que intervenga ante Francia por los ataques a camiones españoles

Los eurodiputados del PP han urgido a la