El conductor de camión ya no es respetado por nadie.

El conductor de camión ya no es respetado por nadie.

- in Noticias
6873
0

La campaña de la Dirección General de Tráfico que comienza con el título “Un camionero mató a mi marido” ha causado la indignación en un par de asociaciones del sector. El tema no ha pasado de unas notas de prensa, más producto de la presión que se quiere ejercer sobre el director general de tráfico, normalmente desapegado de las cosas del transporte, y cuya administración no le hace tanto caso al sector como el Ministerio de Fomento. Pero el tema es grave, luego se acusa que no hay conductores.

El caso es que la campaña de tráfico se une, con cierta continuidad, al goteo de noticias de agentes de la benemérita que detienen a conductores de camiones bajo las más graves infracciones.

Este lunes también desayunábamos con la noticia, publicada por un periódico regional de Murcia, que producto de la información de la benemérita titulaba “En lo que va de año, laGuardia Civil detiene a nueve camioneros bajo los efectos de las drogas o bebidos“.

Este medio, que viene alertando de la degradación del trabajo del conductor de camión, no tiene problema en publicar, de cuando en cuando, estas noticias negativas para el sector porque deberían despertar conciencias. No es así, y tampoco lo han logrado, los innumerables editoriales que se han escrito en este medio alertando de que la imagen del sector y nuestro buen nombre está en manos de los conductores de los camiones.

Hace mucho tiempo que pasó aquella tradición de los “Caballeros de la carretera” por la cual los conductores de camiones eran casi lo siguiente a la Guardia Civil en cuanto a dar seguridad y confianza a cualquier viajero en nuestras carreteras. Pero sin pretender volver a aquello, hace tiempo que se viene alertando del enorme déficit que hay en cuanto a la calidad de los conductores, el respeto que se les tiene que tener e incluso a su grado de autoestima. 

Hace 30 años, cuando empecé en esto, un viejo transportista de Valencia me riñó por llamar a los conductores “chóferes“. Lo siguiente fue hacer con él una ronda de inspección en su parking, en el que vi que se dirigía a los conductores con una mezcla de severidad y de respeto. Mantenía los camiones impecables por fuera, aunque también se molestaba en que lo estuvieran por dentro, y no solo como buena imagen sino como muestra de que los conductores debían tener en buen estado la que es su casa durante larguísimas jornadas.

Desde entonces ha llovido mucho y he tenido que escuchar como el sentimiento y la autoestima de los camioneros ha caído, al igual que los comentarios de gente del sector sobre el respeto que nos debemos a nosotros mismos. Empezando por los conductores.

El ambiente se ha degradado como para que más de un director comercial de marcas dijese que le avergonzaba el sector en el que estaba por el trato que veía que se daba a los colaboradores de las empresas de transporte y a los conductores. La situación no es solo española, y es que quizás se han traído a España usos y costumbres de otros lugares. Tampoco lo es porque los conductores de camiones no sean empleados de grandes cualificaciones, o porque ahora sean mayoritariamente extranjeros, de países del Este, de Portugal o Sudamérica. También fuimos los españoles, inmigrantes en Alemania y Suiza, y nos convertimos en unos excelentes trabajadores.

El estatus de los conductores no guarda relación con los extraordinarios camiones que conducen ni con los medios que tienen a su alcance para su confort y sus comunicaciones. Las máquinas son grandiosas, los equipos también, pero algo falla. 

Otro botón de muestra ha sido el episodio de ver cómo un conductor estampaba su camión contra la fábrica de Iveco a cuenta de que le estaban retrasando la entrada a la misma y le prohibían entrar con chanclas y camiseta. El caso no pasaría de una anécdota si no fuera por el enorme apoyo que sus colegas de profesión le brindaron en las redes sociales, que evidentemente, aun no conociendo el caso exacto que motivó la acción de su colega, parecen estar al tanto del abuso continuado que se ejerce sobre ellos.

El conductor de camión ya no es respetado por nadie. 

Parece que en los lugares de carga y descarga se le somete a todo tipo de humillaciones, desde no dejarles usar los baños de las empresas, mantenerlos a la intemperie llueva, haga frío o calor, hacerles esperar largos intervalos sin explicación alguna, hacerles trasegar, cargar y descargar palets de los portapalets de los camiones y, como remate, hacerles cargar y descargar camiones y, algunas veces, con la humillación de no dejarles las transpaletas eléctricas por aquello de que no están autorizados y dejarles hacerlo con las manuales. Teniendo en cuenta la edad de algunos de ellos, este trato les parece a sus colegas inhumano.

Toda esta situación se escenifica en aquel apelativo que desafortunadamente alguien le puso, hablando de los equipos de dos conductores, como “dos jabalíes de estos que montan en los camiones”. La cuestión es que, con todas estas circunstancias, la campaña de la DGT se puede desaprobar pero no sorprende.

De hecho, sorprende que en el imaginario popular todavía se trate bien a los conductores, ya que la realidad es que, dentro del sector, no se hace.

Hemos hecho del sector laboral y de su reducción de costes a la máxima expresión el elemento de competencia entre transportistas. Reduciendo sus salarios, conteniéndolos y bajándolos durante la crisis, importándolos desde países donde la seguridad social y los salarios son más bajos, manteniéndoles largos periodos de tiempo lejos de casa, desarraigados, sin las mínimas condiciones vitales de higiene o de manejo de su ropa. No es extraño que las personas que al final han tragado con estas circunstancias no sean ejemplares y, ahora, empiecen a ser, más que respetados, temidos por la sociedad.

Una muy triste conclusión de la imagen a la que hemos llevado a nuestro sector.

Pero el caso es grave porque esto afecta económicamente al sector, que tiene un déficit de conductores, y que gasta ingentes sumas en formación que luego se pierde.

Fuente : Resultado de imagen de transcamion.es

El conductor de camión ya no es respetado por nadie.
5 (100%) 3 votes

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te interesa

Operativo de Tráfico para el GP Motorland-Alcañiz

Se incrementarán los controles de velocidad (por tierra