Duración máxima de la baja y las posibles recaídas

Duración máxima de la baja y las posibles recaídas

- in Noticias
2537
2

Un trabajador no puede estar de baja laboral el tiempo que el o el medico quieran, existen unos límites regulados por la Ley General de la Seguridad Social en cuanto a la duración de las bajas.

Los procesos de baja por enfermedad o accidente, técnicamente conocidos como Incapacidad Temporal (IT) están sujetos a una duración máxima de 365 días, que puede ser prorrogada por 180 días, es decir, un total de 545 días durante los cuales el trabajador puede estar en situación de Incapacidad Temporal.

Durante este tiempo, el proceso de Incapacidad Temporal es controlada por los servicios médicos salud, sin perjuicio del control de las mutuas (de obligatorio cumplimiento para el trabajador).

Transcurridos los 545 días naturales,

el INSS debe tomar una decisión entre:

1- Emitir el alta médica.

2- Iniciar un expediente de Incapacidad Permanente.

Llegado ese momento, el INSS tiene un plazo de 3 meses para examinar al trabajador, y con ello, concluir si se le reconoce la Incapacidad Permanente o bien se procede al alta médica por recuperación o mejoría. No obstante, dicha calificación se puede prolongar hasta los 730 días, cuando exista una expectativa de recuperación o mejora de la salud del paciente, que le permita reincorporarse a su puesto de trabajo.

Para el cómputo de la duración máxima de la Incapacidad Temporal, se tienen en cuenta las posibles recaídas que pueda sufrir el trabajador durante un mismo proceso, tal y como explicaremos a continuación en este articulo.

Durante el periodo que transcurre tras los 545 días de IT, el trabajador seguirá cobrando la prestación por Incapacidad Permanente, pero su contrato de trabajo quedará en suspenso.

Una de las preguntas que primero se hace un trabajador cuando entra de baja:

1- ¿Cuánto se cobra estando de baja?

2- ¿Pueden despedirme estando de baja?

3- Despido de trabajadoras embarazadas.

4- Despido objetivo por absentismo justificado.

5- Las vacaciones no se consumen estando de baja.

6- El paro no se consume estando de baja (siempre que no le despidan).

7- Evolución de las bajas laborales en España.

Todo trabajador tiene derecho a ponerse enfermo, causar baja laboral, y cobrar la correspondiente prestación económica que se estructura de la siguiente forma:

1- El salario del mismo día que el trabajador cause la baja corre a cuenta del empresario.

A partir del día siguiente a la baja, la prestación económica se estructura de la siguiente forma:

1- En caso de enfermedad común y accidente no laboral el porcentaje de la nómina a cobrar es el siguiente:

a- Los 3 primeros días corren a cargo del trabajador: 0%.

b- 60% desde el día 4º hasta el 20 inclusive.

c- 75% desde el día 21º en adelante.

2- En caso de accidente de trabajo y enfermedad profesional:

a- 75% desde el día en que se produzca el nacimiento del derecho.

Para las personas integradas en los Regímenes Especiales, la prestación por Incapacidad Temporal puede presentar peculiaridades.

Además, en algunas ocasiones, en virtud de Convenio Colectivo o acuerdo con la empresa, las prestaciones por incapacidad temporal pueden completarse hasta el 100%, a cargo de la empresa.

¿Pueden despedirme por estar de baja?

Mucha gente piensa que no, pero, hay que matizar. Es cierto que está totalmente prohibido despedir a un trabajador por el hecho de ‘estar de baja’; y si así ocurre, y el empresario lo alega en la carta de despido, este despido sería nulo y deberían readmitir al trabajador.

No obstante el despido en España es libre, y pagando una indemnización por despido improcedente u objetivo; siempre que existen causas económicas, técnicas, productivas u organizativas bien fundamentadas, la empresa puede despedir a quien quiera y en cualquier momento, incluso estando de baja médica.

Por tanto, si a la empresa le molesta que un trabajador esté de baja por enfermedad, para evitar el despido nulo (y readmisión del trabajador), puede inventarse cualquier falta grave o causa objetiva, por incierta que sea, y despedir al trabajador, por ejemplo, que disminuye el rendimiento de trabajo. De ese modo el empresario paga la indemnización al trabajador, y éste pierde su puesto de trabajo por haber cogido una baja médica.

Ciertamente en este sentido existe poca o ninguna protección hacia la salud del trabajador. La sociedad tiene la sensación de que los empresarios pueden despedir a la ligera, y no les falta razón.

Despido de una trabajadora embarazada

No ocurre así en el caso de las trabajadoras embarazadas que se acogen a una baja relacionada con el riesgo por el embarazo, el despido sería nulo y debería readmitirse a la trabajadora con abono de los salarios dejados de percibir. De hecho, sería nulo cualquier despido sobre una mujer embarazada, independientemente de que esté de baja laboral o no, puesto que se trata de una protección especial para trabajadoras embarazadas tal y como se explica en este artículo.

Despido por absentismo justificado

Faltar 10 días al trabajo aunque sea con baja médica puede ser un causa de despido objetivo. La reforma laboral establece que será causa de despido objetivo las faltas de asistencia al trabajo, aún justificadas pero intermitentes, que alcancen el 20% de las jornadas hábiles en dos meses consecutivos o el 25% de las jornadas hábiles en cuatro meses discontinuos dentro de un periodo de un año.

Pero cuidado, estamos refiriéndonos a bajas de corta duración que se repitan constantemente. En el caso de enfermedades de larga duración o accidentes no laborales cuando la baja haya sido acordada por los servicios sanitarios oficiales y tenga una duración de más de 20 días consecutivos, no computan a efectos de despido.

Tampoco computan como faltas el absentismo por participar en una huelga legal, por representación de los trabajadores, accidentes, maternidad, riesgo durante el embarazo y lactancia, enfermedades causadas por embarazo, parto o lactancia, paternidad, licencias y vacaciones. Tampoco se tienen en cuenta las faltas por violencia de género.

Las vacaciones NO se consumen estando de baja.

Es una cuestión conflictiva, puesto que muchas veces el empresario (o sus asesores), llegado el despido, le dicen al trabajador que no tiene derecho a cobrar las vacaciones porque ha estado de baja. Esto es falso, el trabajador tiene derecho a cobrarlas, pero si se niegan a pagarlas, tendremos que reclamarlas.

También es falso que las vacaciones prescriban transcurrido el año natural en el que debían haber sido disfrutadas. Es decir, si debido a una baja laboral, el trabajador no ha podido disfrutar sus vacaciones, tiene derecho a disfrutarlas durante el año siguiente.

El paro NO se consume mientras el trabajador está de baja (y no le despidan).

Esto también lo dicen mucho los empresarios para amedrentar al trabajador y provocar que se reincorpore cuánto antes al trabajo. Ya lo puede decir el empresario como el Rey, de ningún modo se consume el paro estando de baja.

Cuando sí se consume el paro es a partir del despido (siempre que el accidente o la enfermedad sean comunes). Si te despiden estando de baja, continuarás entregando los partes a la Seguridad Social, y continuarás percibiendo la prestación por IT, pero la duración del paro se irá consumiendo. Cuando te den el alta dispones de 15 días para solicitar la prestación por desempleo.

Sin embargo, cuando la baja laboral tiene su origen en un accidente de trabajo o enfermedad profesional, el paro no se consume. De modo que el tiempo que ocurre desde el despido hasta el alta médica, el trabajador sigue cobrando su prestación por incapacidad temporal, y su paro se mantiene intacto. Cuando el trabajador sea dado de alta, dispone de 15 días para solicitar el paro.

Recaídas

Como hemos avanzado, en relación a la duración máxima de la Incapacidad Temporal (IT) hay que considerar las recaídas en el mismo proceso.

Se considera recaída la nueva baja del trabajador, por la misma enfermedad o similar, dentro del período de los 180 días siguientes a la fecha del alta médica anterior.

Si las enfermedades no son de la misma naturaleza (o patología similar), no se considera recaída, aunque tengan lugar dentro del período de los 180 días citados.

En los casos de recaída, el empresario no tiene obligación de abonar la baja del trabajador desde el 4º al 15º día.

Si durante el periodo de actividad laboral, se ha generado una nueva base de cotización, la prestación por Incapacidad del trabajador tras la recaída, puede variar.

Fuente : Resultado de imagen para laboroteca.com

Duración máxima de la baja y las posibles recaídas
5 (100%) 1 vote

2 Comments

  1. Hola. Estoy de baja por it (recaida). Empece a trabajar y a los 13 dias no aguantaba y fui al medico. La empresa no es la misma. Me dieron de alta pero no firme el contrato. Estando de baja por it me pasan el contrato por email para que lo firme. Alegan que tiene 15 dias habiles para presentarlo a la ss y que lo selle y que si no lo firmo tendran que darme de baja en la ss. Es asi realmente? El contrato presenta dias de prueba y ccondiciones diferentes a las que me dijeron. No se si firmar poniendo la fecha en que me lo entregan, o no firmar. Necesito ayuda urgente. Gracias

  2. Mi marido ha estado 2 años de baja porque le concedieron la demora calificativa y al final le han dado una incapacidad permanente total para su profesión. A los 18 meses la empresa le dio de baja y dejó de cotizar por él. Mi pregunta es ¿Ahora en el finiquito que deben pagarle, las vacaciones deben pagárselas hasta los 18 meses que le dieron de baja o hasta la resolución de la incapacidad (2 años con la demora)? Muchas gracias.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te interesa

¿Qué es el Fondo de Garantía Salarial (FOGASA)?

El Fondo de Garantía Salarial (FOGASA) es un