A la caza del conductor para no perder el plus

A la caza del conductor para no perder el plus

- in Noticias
3242
0

El trabajo de los agentes que prestan servicio en estas unidades, está sometido a un baremo de puntos del que depende su sueldo. Juan Fernández, portavoz de la Asociación Unificada de Guardias Civiles, ha comentado que es una norma perversa que afecta a la agrupación de tráfico de la Guardia Civil y desde que se implantó no ha traído más que problemas. “dentro de esa puntuación las denuncias son las que más valen”. “En las unidades se establecen tres grupos”. “Un 25% de los agentes estaría en la parte superior del ranking”, con las ‘mejores notas’. “En el medio se situaría un 50% y el otro 25% en la parte inferior”. Los de este lado de la tabla pueden dejar de percibir entre 130 y 140 euros ese mes. Y, “como nadie quiere perder su dinero”, se lanzan nerviosos a la caza de conductores.

Rivalidad entre compañeros

La norma ha generado importantes conflictos entre compañeros. Las puntuaciones además no están expuestas, de manera que nadie sabe en qué situación está.
Dentro de las unidades esto supone una “auténtica bomba de relojería”, confiesa Fernández, quien conoce bien los problemas internos que este protocolo ha causado. “Genera animadversión, la gente se oculta cuánto lleva hecho”.
No duda en tachar el sistema de “maquiavélico”. La presión es “brutal“. Si caes en la parte inferior de la tabla “recibes una carta en la que se te señala tu bajo rendimiento”, así que más vale multar mucho en los días que siguen.

Multas innecesarias

Según denuncia el portavoz del sindicato, este modo de operar, que entró en vigor hace alrededor de siete años, ha hecho que se pierda el “factor humano“. “Antes, en determinadas situaciones, uno podía advertir sin sancionar, pero ahora esto no vale porque no cuenta“, subraya. Cuanto más grave sea la infracción, más puntos, de manera que el agente no perdonará.

La norma ha tenido repercusión no sólo en la vida y la convivencia de los agentes sino también en la percepción que la ciudadanía tiene de la Guardia Civil. Para los conductores no ha pasado desapercibido que los controles se situán muchas veces en puntos “estratégicos” que responden de forma clara al “interés sancionador”.

Recurrido en los tribunales

AUGC ha recurrido en varias ocasiones el sistema ante los tribunales. A cada juicio ganado, explica el portavoz de la agrupación, “subsanan errores”, pero no han conseguido que se cambie la forma de controlar el trabajo.

La agrupación propone mecanismos que se basen en la motivación, que incentiven y “sancionen si es necesario”, y recuerda que en un cuerpo tan jerarquizado “se sabe muy bien cómo desarrolla su trabajo cada uno”.

Fuente : Resultat d'imatges de el plural.com

Las cifras son claras: cada vez más multas y menos ayudas a los conductores.

Los datos no dejan lugar a dudas: la Guardia Civil cada vez auxilia menos a los conductores y les pone más multas. Es el resultado de un gráfico que ha elaborado la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) con los datos extraídos de los boletines estadísticos de la Dirección General de la Guardia Civil publicados entre los años 2004 y 2015.

Según estas estadísticas, el punto de inflexión se produce a partir de 2010, año en el que se implanta el sistema RAI (Régimen de Actuaciones Individuales), el cual obliga a los guardias civiles de tráfico a imponer un mínimo de sanciones, de tal manera que si los agentes no llegan a ese mínimo establecido le son detraídos de su nómina entre 150 y 200 euros. AUGC considera esta medida una vía simplemente recaudatoria por la que se presiona a los agentes ante la amenaza que esto supone a su economía familiar.

Para el portavoz de la AUGC no existe la menor duda del afán recaudatorio con el que actúa desde hace años la Dirección General de la Guardia Civil agravado por un reparto injusto, según su criterio, de los pluses de productividad.

España es uno de los países de la Unión Europea con las multas más caras, a pesar que nuestra renta per cápita no es de las más elevadas de los países de nuestro entorno. Sin embargo, es de los que menos castigan con la retirada de puntos y de carné de conducir. Por lo general, las multas en España son entre un 30 y un 40 por ciento más caras que en países como Alemania, Francia o Bélgica. Eso por no hablar de los países escandinavos, en los que las multas se establecen en función del nivel de renta del infractor previo paso por un juez.

 

A la caza del conductor para no perder el plus
5 (100%) 1 vote

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te interesa

Los eurodiputados urgen a la CE a que intervenga ante Francia por los ataques a camiones españoles

Los eurodiputados del PP han urgido a la