Inicio Noticias La Ertzaintza multa a 56 camiones por falsear las emisiones del tubo...

La Ertzaintza multa a 56 camiones por falsear las emisiones del tubo de escape

Compartir
  • Los transportistas trucan el ordenador de sus vehículos con chips que se venden a 50 euros en Internet para ocultar que contaminan más de lo permitido

Cuestan unos 50 euros y el pago incluye normalmente su instalación. Las personas que dan este servicio se anuncian en portales como milanuncios.com o en plataformas del tipo Wallapop. En una conocida página web china se pueden adquirir por 15 euros, gastos de envío incluidos, “pero te lo tienes que apañar tú“. Se trata de un pequeño aparato electrónico que sirve para trucar el ordenador de a bordo de camiones y furgonetas. El chip engaña a la computadora y desactiva el consumo de un producto que reduce las emisiones contaminantes de los motores diésel. El transportista se ahorra la compra del aditivo (entre 1.000 y 2.000 euros anuales, “en función de los kilómetros que hagas“) y le permite, además, tener el pleno gobierno del tráiler.

En los primeros 10 meses del año, la Ertzaintza ha detectado más de medio centenar de casos. Los agentes han tramitado 56 denuncias, según datos de la Consejería de Seguridad del Gobierno vasco. De un corto periodo de tiempo a esta parte, el número de irregularidades advertidas ha crecido “de manera muy importante“, asegura un policía que trabaja en la carretera. “Al principio –cuenta– lo veíamos en camioneros extranjeros, normalmente de Europa del Este, que cruzaban la frontera por Irún. Ahora, el fraude está más extendido y aquí también se practica de forma importante“, añade la fuente consultada.

La instalación del emulador es relativamente sencilla. Introducido el software una primera vez, el transportista sólo tiene que preocuparse de mantener enchufado una especie de pendrive en la entrada obd2 (el puerto por el que los talleres autorizados acceden a los sistemas informáticos de los vehículos con el objetivo de realizar un diagnóstico o revisión). El chip se encarga de engañar a la computadora y decirle que el tanque del aditivo sigue lleno y que está contaminando dentro de los márgenes legales. La sustancia que permite paliar la polución se llama, en su nombre comercial, Adblue y es una mezcla de urea y agua. Reacciona con los gases y reduce hasta en un 90% la producción del óxido de nitrógeno (NOx), que es el contaminante más peligroso que generan los vehículos a motor. Todo camión que no sea trucado se parará y no volverá a arrancar o, dependiendo de la marca, se pondrá en modo ‘eco’ y no pasará de 40 kilómetros por hora. Con el chip, este ‘problema’ no existe.

LA CLAVE

Perjudicial para la salud Un vehículo trampeado emite a la atmósfera hasta un 90% más del peligroso contaminante

Si se compra en grandes cantidades, el Adblue puede llegar a costar unos 60 céntimos de euro el litro. Si se adquiere en garrafas de 5 litros, el coste sube a los 80 céntimos por unidad. Aproximadamente, se necesita un litro de Adblue por cada 25 de diésel consumido. Un camión puede gastar entre 2.000 y 3.000 litros de urea al año.

Un castigo de 200 euros

Además de perjudicar seriamente la calidad del aire y el medio ambiente, las personas que se arriesgan a incumplir la normativa y utilizar el emulador, se exponen a multas de 200 euros, ya que su uso supone “una reforma de importancia en el vehículo sin regularizarla ante el órgano competente“, según se dice en un informe de la Ertzaintza al que ha tenido acceso EL CORREO. El mismo documento reconoce que si el conductor sorprendido accede al pronto pago, el castigo se ve reducido a la mitad. En realidad, la multa es pequeña. El Gobierno vasco se planteó que el Departamento de Medio Ambiente pudiera imponer sanciones por esto, pero esta medida ha quedado descartada, ya que los servicios jurídicos lo han desaconsejado. Con todo, el Ejecutivo autonómico está moviéndose para intentar luchar con una mayor contundencia contra esta perniciosa práctica. El Gabinete de Iñigo Urkullu admite haber impulsado con-tactos con otras administraciones para reforzar la persecución de este fraude. En concreto, se han mantenido reuniones con la Policía Foral de Navarra y con la Fiscalía Coordinadora de Medio Ambiente del Estado. Cada transportista que realiza esta trampa es un tubo de escape por el que sale un 90% más del peligroso NOx.

Es ilegal, pero lo puedes usar en caso de emergencia

Los emuladores se venden por Internet. Hay varios particulares residentes en Euskadi que se ofrecen a instalarlo en camiones por cifras que oscilan entre los 50 y los 120 euros, en función del tipo de camión. Resultat d'imatges de elcorreo.com ha llamado a uno de estos anuncios.

El vendedor se ofrece incluso a desplazarse al lugar donde está el vehículo para realizar la operación. Asegura que el ahorro económico que se logra si trucas el ordenador de a bordo es importante. “Si caminas mucho, es un buen pico al final del año y lo notarás en tu bolsillo”, afirma.

Pero ¿está permitido usar esta herramienta?

Bueno, técnicamente, es ilegal, pero no pasa nada. Es raro que te cojan y, si lo hacen, pagas al momento y son unos 90-100 euros. Compensa. Además, lo puedes emplear sólo para casos de emergencia, si te quedas sin urea y se te para el motor o pierdes potencia.

Otras transportistas consultados aseguran que “es casi imposible quedarse sin Adblue, porque no cuesta nada llevar una garrafa en el tráiler, que te da cientos de kilómetros de autonomía“.

Resultat d'imatges de /comun/img/2014/autor/autor-355-foto-1.png

JOSU GARCÍA

josugarcia@elcorreo.com

 

JOSU GARCÍA josugarcia@elcorreo.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.