Los transportistas quieren participar en las labores de organizar su carga y descarga

Los transportistas quieren participar en las labores de organizar su carga y descarga

- in Noticias
595
0

En las operaciones de la empresa gallega Finsa los transportistas indican la forma en la que quieren que se cargue su mercancía.

La operativa diaria de las instalaciones de Finsa, empresa especializada en la fabricación de tableros de madera aglomerada, detallada por la abogada y asesora del Servicio de Prevención Mancomunado de la empresa Luz Cachafeiro, en el transcurso de una mesa redonda sobre coordinación de actividades empresariales organizada por Aeutransmer, ejemplifican una cuestión en la que las asociaciones de transportistas y los cargadores no terminan de ponerse de acuerdo: la potestad de los transportistas para participar en las labores de carga y descarga.

En el ámbito de la prevención de riesgos laborales, la empresa se rige por un sistema de gestión propia que integra sus actividades. En lo que respecta a las operaciones de carga y descarga sobre los camiones, su norma tiene unas instrucciones claras y precisas sobre el papel que ha de tener el transportista autónomo (Finsa no tiene camiones propios) para prevenir los accidentes en las labores de carga y descarga.

Así, durante estas operaciones, el transportista debe situarse en una posición de seguridad que no puede abandonar, estar visible siempre para el carretillero y, como norma general, a unos tres metros de distancia de las operaciones. Según esto, si el carretillero pierde de vista al transportista, debe interrumpir inmediatamente la operativa.

Sin embargo, el carretillero puede autorizar al transportista a abandonar la zona de seguridad y, según indican desde la empresa, “normalmente son los propios transportistas los que piden autorización para salir de esta zona”. En cualquier caso, debe seguir siendo visible para el operario que carga la mercancía.

Además, “son los transportistas los que indican la manera en la que quieren que se les cargue la mercancía, para facilitar la posterior descarga y las labores de amarre de la misma”, explican desde la empresa gallega.

La Ley lo permite

La ley que regula las condiciones generales de contratación del transporte de mercancías por carretera establece que las operaciones de carga y descarga de los envíos serán por cuenta del cargador, “salvo que el porteador hubiese asumido expresamente su realización antes de la efectiva presentación del vehículo”.

Así, tanto la legislación como el quehacer diario de las empresas cargadoras chocan frontalmente con la solicitud que tradicionalmente han venido trasladando algunas asociaciones de transportistas: que los conductores tengan prohibido por ley participar en las labores de carga y descarga.

Fuente : Resultado de imagen de cadenadesuministros.es

Ley 15/2009,del contrato de transporte terrestre de mercancías.

Artículo 18. Puesta a disposición del vehículo.

1. El porteador deberá poner el vehículo a disposición del cargador en el lugar y tiempo pactados. Si nada se pacta respecto a la hora, el porteador cumplirá su obligación poniendo el vehículo a disposición del cargador con antelación suficiente para que pueda ser cargado el día señalado. Si se trata de un contrato de transporte de mercancías por carretera, y no se hubiere pactado plazo, el transportista cumplirá con su obligación poniendo a disposición el vehículo para su carga antes de las dieciocho horas del día señalado.

2. Si existe pacto expreso previo entre las partes acerca del día y la hora u hora límite para la puesta a disposición del vehículo y el porteador no cumple dicho plazo, el cargador podrá desistir de la expedición de que se trate y buscar inmediatamente otro porteador.

Cuando el cargador haya sufrido perjuicios como consecuencia de la demora, y ésta fuere imputable al porteador, podrá además exigir la indemnización que proceda.

Artículo 19. Entrega de las mercancías al porteador.

1. El cargador deberá entregar las mercancías al porteador en el lugar y en el tiempo pactados. En caso de incumplimiento, el cargador le indemnizará en cuantía equivalente al precio del transporte previsto, o bien le ofrecerá la realización de un transporte de similares características que se encuentre inmediatamente disponible.

2. Si el cargador sólo entrega al porteador una parte de las mercancías deberá, sin perjuicio del pago del precio del transporte de esa parte, abonarle una indemnización igual al precio del transporte de la mercancía no entregada, o bien ofrecerle la inmediata realización de otro transporte de similares características al inicialmente convenido.

Artículo 20. Sujetos obligados a realizar la carga y descarga.

1. Las operaciones de carga de las mercancías a bordo de los vehículos, así como las de descarga de éstos, serán por cuenta, respectivamente, del cargador y del destinatario, salvo que expresamente se asuman estas operaciones por el porteador antes de la efectiva presentación del vehículo para su carga o descarga. Igual régimen será de aplicación respecto de la estiba y desestiba de las mercancías.

2. El cargador y el destinatario soportarán las consecuencias de los daños derivados de las operaciones que les corresponda realizar de conformidad con lo señalado en el apartado anterior.

Sin embargo, el porteador responderá de los daños sufridos por las mercancías debidos a una estiba inadecuada cuando tal operación se haya llevado a cabo por el cargador siguiendo las instrucciones del porteador.

3. No obstante lo dispuesto en los apartados anteriores, en los servicios de paquetería y cualesquiera otros similares que impliquen la recogida o reparto de envíos de mercancías consistentes en un reducido número de bultos que puedan ser fácilmente manipulados por una persona sin otra ayuda que las máquinas o herramientas que lleve a bordo el vehículo utilizado, las operaciones de carga y descarga, salvo que se pacte otra cosa, serán por cuenta del porteador.

En esta clase de servicios, la estiba y desestiba de las mercancías corresponderán, en todo caso, al porteador. El porteador soportará las consecuencias de los daños causados en las operaciones que le corresponda realizar.

4. Lo dispuesto en este artículo no se aplicará cuando la normativa reguladora de determinados tipos de transporte establezca específicamente otra cosa.

Artículo 21. Acondicionamiento e identificación de las mercancías.

1. Salvo que se haya pactado otra cosa, el cargador deberá acondicionar las mercancías para su transporte. Los bultos que componen cada envío deberán estar claramente identificados y señalizados mediante los correspondientes signos, coincidiendo con la descripción de los mismos contenida en la carta de porte.

2. Cuando su naturaleza o las circunstancias del transporte así lo exijan, las mercancías deberán ser entregadas al porteador convenientemente acondicionadas, embaladas y, en su caso, identificadas y señalizadas mediante las oportunas marcas o inscripciones que avisen del riesgo que su manipulación pueda entrañar para las personas o para las propias mercancías.

3. El cargador responderá ante el porteador de los daños a personas, al material de transporte o a otras mercancías, así como de los gastos ocasionados por defectos en el embalaje de las mercancías, a menos que tales defectos sean manifiestos o ya conocidos por el porteador en el momento de hacerse cargo de las mercancías y no haya hecho las oportunas reservas.

Artículo 22. Paralizaciones.

1. Cuando el vehículo haya de esperar un plazo superior a dos horas hasta que se concluya su carga y estiba o desestiba y descarga, el porteador podrá exigir al cargador una indemnización en concepto de paralización.

2. Dicho plazo se contará desde la puesta a disposición del vehículo para su carga o descarga en los términos requeridos por el contrato.

3. Salvo que se haya pactado expresamente una indemnización superior para este supuesto, la paralización del vehículo por causas no imputables al porteador, incluidas las operaciones de carga y descarga, dará lugar a una indemnización en cuantía equivalente al Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples/día multiplicado por 2 por cada hora o fracción de paralización, sin que se tengan en cuenta las dos primeras horas ni se computen más de diez horas diarias por este concepto. Cuando la paralización del vehículo fuese superior a un día el segundo día será indemnizado en cuantía equivalente a la señalada para el primer día incrementada en un 25 por ciento. Cuando la paralización del vehículo fuese superior a dos días, el tercer día y siguientes serán indemnizados en cuantía equivalente a la señalada para el primer día incrementada en un 50 por ciento.

Los transportistas quieren participar en las labores de organizar su carga y descarga
Vota este artículo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te interesa

El Grupo Rhenus abre una nueva delegación en Roma

El Grupo Rhenus continúa ampliando su cobertura internacional,