Inicio Noticias Macron acusa a Polonia de ir contra los intereses europeos

Macron acusa a Polonia de ir contra los intereses europeos

Compartir

La primera ministra polaca, Beata Szydlo, reiteró hoy la oposición de Polonia a la propuesta de directiva de la Unión Europea (UE) sobre trabajadores desplazados, que considera una limitación a la libre circulación de personas, mercancías, productos y servicios.

Vamos a defender hasta el final nuestra posición sobre los trabajadores desplazados, porque nuestro objetivo principal es defender los intereses de los trabajadores polacos“, aseguró Szydlo en rueda de prensa.

Le quiero recomendar al presidente de Francia que se ocupe de su propio país, y también le pido que tenga en cuenta que el futuro de la Unión Europea no sólo lo va a decidir Francia“, afirmó Szydlo, quien también recordó al líder francés que “Polonia es un socio europeo con los mismos derechos que Francia“.

Por su parte, el ministro polaco de Exteriores, Witold Waszczykowski, también arremetió contra Macron, a quien acusó de no saber nada sobre la realidad de Polonia.

Waszczykowski fue más allá y afirmó que “la economía francesa no es en este momento capaz de competir con las economías vibrantes de varios países europeos, incluida Polonia“.

Esto se debe a que los trabajadores franceses tienen beneficios sociales gigantescos“,

La reforma de esta directiva es una de las prioridades de la política del político francés, decidido a proteger los intereses de sus ciudadanos.

La República Checa y Eslovaquia forman junto con Polonia y Hungría el Grupo de Visegrado, una alianza que hasta el momento rechazaba sin fisuras la directiva comunitaria y en la que ya sólo Varsovia y Budapest mantienen su rechazo frontal a la directiva.

Los miembros del Grupo de Visegrado tienen distintos puntos de vista, pero sigue manteniendo la unión ante las cuestiones más importantes, afirmó Szydlo.

El objetivo de esta directiva es lograr que los trabajadores que tengan su empleo en un Estado miembro y hayan sido enviados por su empleador a trabajar temporalmente a otro, se sometan a las mismas normas salariales y laborales que los trabajadores locales.

La directiva pretende aplicarse a los trabajadores que permanezcan al menos tres días en otro país y encarecería los costes de las empresas que envíen a sus trabajadores a países con cargas laborales más elevadas, como en el caso de los polacos desplazados a Alemania.

Polonia está preocupada por los efectos de esta directiva, aún pendiente de aprobación, ya que una cuarta parte de los camiones que realizan largos trayectos en Europa proceden del Este, debido a los menores sueldos que cobran sus conductores, lo que países como Francia y Alemania califican de “dumping social

Europa ha sido creada como un espacio de valores y Polonia los está violando“, había denunciado Macron en una rueda de prensa en la capital de Bulgaria.

Macron recordó que la Comisión Europea ha abierto un procedimiento de infracción a Polonia por su reforma del sistema judicial.

El presidente francés se refirió a la posibilidad de que Polonia se oponga a la reforma de la directiva de trabajadores desplazados que él está impulsando y afirmó que los polacos se merecen más y que sus autoridades no podrán convencerles de que es mejor recibir salarios más bajos.

La actual norma sobre trabajadores desplazados permite que las empresas paguen a esos trabajadores, mayoritariamente de países del este, un salario que no sea superior al sueldo mínimo del Estado de acogida, lo que genera diferencias salariales con los trabajadores locales.

Macron asegura que la actual directiva es “una traición al espíritu europeo” y ya ha recibido el respaldo para su modificación de Austria y la disponibilidad de negociar cambios de Eslovaquia, la República Checa, Rumanía y Bulgaria.

Fuente : Resultado de imagen de efe

También te interesa

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here