Inicio Noticias No rotundo de CCOO y UGT a UNO por la categoría de...

No rotundo de CCOO y UGT a UNO por la categoría de inserción, para abaratar por convenio costes salariales

Compartir

La fase dos del plan de la patronal UNO, Organización empresarial de logística y transporte (DHL, SEUR, XPO, IDL, etc) para abaratar por convenio costes salariales ha entrado en vía muerta. CCOO y UGT, hasta ahora protagonistas de sonados desencuentros con los convenios del transporte de mercancías por carretera de Madrid, han encontrado una firme unidad en el no rotundo a la categoría de inserción propuesta por UNO, que supone alrededor de un 25% por debajo de la actual categoría de mozo.

Fase “uno” de UNO

El plan de UNO comenzó con la propuesta para la separación del convenio único. Se daba el caso de que UNO, en aquella mesa, solo representaba 2/8 del banco patronal, por lo que sus propuestas se diluían en el resto de intereses patronales, más propios del transporte y del personal de conductor/a. UGT fue partidaria desde un principio de aceptar dicha separación, no así a CCOO que les costó años hacerlo. Finalmente, y de no muy buena gana, se lo acepta en el año 2015. La fase “dos” del plan de UNO, una vez que el convenio de la logística lo negocia en solitario, es la de atacar la categoría de mozo. Cuando el salario actual de 2018 supone 19.200€ brutos anuales, la patronal propone en la primera reunión un salario de 13.000€ y en la última reunión asciende hasta los  15.000€. En esta misma reunión de la mesa de negociación, la patronal, con IDL y DHL como adalides de las bondades de la categoría de inserción (la primera ya la ha implantado de manera ilegal en alguno de sus centros, y la segunda va defendiéndola ante su RLT), ha venido casi a invitar a los sindicatos a que declaren una huelga en el sector. La patronal cree que los trabajadoras y  trabajadores son más partidarios que los sindicatos, si les aseguran el mantenimiento de sus condiciones, de aceptar una rebaja salarial para nuevas contrataciones. De esta manera, pretenden extender el debate a las asambleas de trabajadores/as, para que los sindicatos se vean forzados por ellas a aceptar su propuesta.

Se da la paradoja de que a día de hoy a las empresas les resulta más económico subcontratar su propia actividad con una empresa de multiservicios con convenio propio al amparo de la reforma laboral que realizarla con medios y personal propio; sin embargo, las empresas se encuentran con dos principales problemas para hacerlo:
No todos los clientes aceptan la subcontratación, debido a la baja profesionalidad, alta rotación y mala calidad de los servicios subcontratados

Suena como más que probable un cambio legislativo que modifique el artículo 42 del ET en el sentido de tener que aplicar el convenio del sector en las subcontrataciones. Sírvase de ejemplo adelantado de esto mismo el acuerdo alcanzado por CCOO con ADECCO. Así, la propuesta de categoría de inserción serviría a las empresas para internalizar estos procesos sin aumento de costes salariales y mínimos riesgos derivados de una ley que puede obligar a la internalización, lo que conllevaría una brusca subida de los salarios. La negociación, con el intento de órdago patronal encima de la mesa, parece haber entrado en barrena. Nada más lejos de la realidad, la propuesta patronal debe servirnos a los sindicatos para ser creativos y azuzar a las empresas para que trabajen en hacer sector. Eso lleva al mantenimiento de las condiciones y al incremento salarial.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.