Inicio Noticias El peaje ‘unilateral’ a camiones en Guipúzcoa incendia el transporte de mercancías

El peaje ‘unilateral’ a camiones en Guipúzcoa incendia el transporte de mercancías

Compartir
Cruzar la N-I por Guipúzcoa

El canon implantado por la diputación suscita la protesta de todas las organizaciones nacionales de transporte por carretera, que inician un paro de cuatro días para bloquear el suministro en el territorioResultado de imagen de elconfidencial.com logoCruzar la N-I por Guipúzcoa un día laborable equivale a tener que adelantar a un sinfín de camiones. Unos 12.000 vehículos pesados atraviesan cada jornada esta carretera que ha sufrido numerosas limpiezas de cara a su continuo desgaste. Y el 2 de enero de 2018 no ha sido una excepción. Centenares y centenares de camiones han vuelto a transitar por esta carretera a pesar de estar en vigor el primero de los cuatro días de paro que ha convocado el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC) para protestar por el peaje específico para camiones que la Diputación de Guipúzcoa va a implantar a partir del próximo martes 9 de enero en esta vía.

Sobre el asfalto apenas se dejan notar los efectos del paro, que afecta tanto al tránsito como al suministro de mercancías en este territorio (su carga y descarga), ya que la pretensión es bloquear todo el suministro de Guipúzcoa durante los primeros días del año a modo de protesta. Para ello, las siete organizaciones nacionales de transporte de mercancías por carretera han secundado el llamamiento para no circular por la N-I ni recoger ni entregar mercancías en este territorio hasta las horas previas a la llegada de los Reyes Magos. Pero no es fácil vaciar de camiones una carretera que se nutre en esencia del tráfico internacional (dos de cada tres camiones que circulan por la N-I lo hacen en su tránsito hacia otros países o en su ruta desde Europa a otras zonas de España). De hecho, este martes se vuelven a producir las tradicionales retenciones cerca de la frontera de Biriatou. Además, la patronal guipuzcoana del transporte, Guitrans, y el sindicato de transportistas autónomos vasco, Hiru, han dado la espalda a la convocatoria, a pesar de ser muy críticos con el peaje que va a entrar en funcionamiento en una semana, el primero específico para camiones que se implanta en España. Para las asociaciones nacionales que respaldan el paro, el 60% de los transportistasha secundado esta forma de protesta.

Los convocantes del paro, del que se desmarcan los transportistas guipuzcoanos, cifran en un 60% el seguimiento durante el primer día de protesta

El cabreo pesa muchas toneladas. Los camiones siguen quemando rueda por la N-I y las mercancías se siguen descargando, en términos generales del mismo modo que siguen muy encendidos los ánimos por un peaje que indigna al sector porque supone una nueva imposición fiscal. “En los últimos años, y de manera más intensa en estos últimos meses, el transporte ya paga, vía impuestos, cantidades que justifican el uso que hace de las infraestructuras y, sin embargo, es siempre el único usuario de las vías al que se pretende gravar con los peajes. Eso es discriminatorio y además injusto”, denuncia Guitrans. “Es una imposición arbitraria“, censura Juan José Gil, secretario general de Fenadismer, la Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España.

Mientras se circula por esta vía, por la radio del vehículo se escucha una cuña informativa de la Diputación de Guipúzcoa que justifica la entrada en funcionamiento del peaje para lograr financiación para el mantenimiento de las carreteras (defiende que el tráfico internacional tiene que contribuir a la conservación de la N-I) y para descargar de vehículos esta saturada vía en dirección a las autopistas AP-8 y AP-1, si bien las navarras N-121-A y AP-15 también se verán afectadas.

La Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España teme que los transportistas guipuzcoanos estén negociando “algún tipo de compensación

Pero los transportistas rechazan estos argumentos y denuncian la voracidad recaudatoria del Ejecutivo territorial, que se quiere aprovechar de la “posición geográfica privilegiada” de Guipúzcoa, convertida en vía de conexión de España con Europa. Defienden que la diputación recaudará este año más de 400 millones de euros por el impuesto de hidrocarburos, una cantidad “más que suficiente” para incrementar la partida anual destinada al mantenimiento de la N-1. “Todos los camiones que pasan por esta carretera ya contribuyen vía impuesto”, sostiene Juan José Gil, que no oculta su malestar por la “sorprendente” decisión de la patronal guipuzcoana de no secundar “a última hora” el paro para suspender el servicio de transporte de mercancías por carretera en el territorio. A este respecto, Fenadismer, que respalda la huelga junto a CETM, Fetransa, Fitrans, FVET, Atfrie y Antid, teme que los transportistas guipuzcoanos estén negociando “algún tipo de compensacióncon el Gobierno foral, por lo que asegura que estará “vigilante” ante esta posibilidad.

Guitrans justifica su negativa a sumarse a los cuatro días de paro al no compartir que el desabastecimiento o suspensión de los tránsitos de camiones y las operaciones de carga y descarga se “circunscriban” a Guipúzcoa. “Con la medida de fuerza planteada desde CNTC, una vez más es el transportista guipuzcoano el más perjudicado”, alega. Rechaza esta forma de protesta, más aún cuando continúa abierta” una mesa de diálogo con la diputación, gobernada por PNV y PSE, para ver si se puede establecer alguna medida compensatoria a los transportistas afectados. Pero para llegar a cualquier acuerdo hay que hilar muy fino, ya que Europa no permite que se hagan distinciones y se beneficie a unos ciudadanos comunitarios en base a su procedencia. Hiru, que no secunda el paro por llegar “tarde” (circunscribe la protesta a “una justificación [de los convocantes] ante sus transportistas más que a un intento real de buscar soluciones” porque el cobro del peaje se hará en enero “sí o sí“), exige que se impulsen “medidas que incentiven el transporte vasco” y que el coste del nuevo peaje recaiga en las empresas cargadoras.

El paro de esta semana es la primera de las movilizaciones de presión que las asociaciones nacionales de transporte de mercancías por carretera tienen previsto llevar a cabo en protesta por este peaje. Además, están a la espera de que el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco se pronuncie ante el recurso interpuesto por la CNTC contra este canon por “vulnerar manifiestamente las directivas europeas sobre tarificación de infraestructuras”. En todo caso, por mucho ruido que se anuncie, la Diputación de Guipúzcoa ya ha advertido de que no va a dar marcha atrás en la implantación de un peaje que, según recuerda, cuenta con el aval de la Comisión Europea (la denominada Euroviñeta está vigente en algunos países de la UE). “No veo que tenga mucho sentido plantear ahora una huelga porque no vamos a dar marcha atrás”, ha aseverado la diputada de Infraestructuras Viarias, Aintzane Oiarbide, que apenas ve recorrido judicial a la demanda al no tener mucha base”.

No vamos a dar marcha atrás“, advierte la diputación, que justifica el peaje para obtener financiación para mantener las carreteras y descargar de tráfico la saturada N-I

Se critica el peaje tanto en su concepción como en la cantidad. El precio oscila entre los 6,89 euros que deberán abonar los vehículos de más de 12 toneladas que realicen todo el recorrido o los 0,56 céntimos para los camiones de más de 3,5 toneladas que hagan el trayecto mínimo. Con estas tarifas, la diputación prevé recaudar 7,5 millones de euros al año, si bien los transportistas elevan la cifra hasta casi los 30 millones. El nuevo sistema, denominado AT, permite identificar a los vehículos pesados a través de tres pórticos instalados en la frontera de Irún, Andoain y el puerto de Etxegarate, de modo que los camiones no van a tener que detenerse para efectuar el pago en unas cabinas físicas de peaje (los transportistas deben vincular su camión a un medio de cobro compatible con el sistema ‘free-flow’, que puede ser una tarjeta bancaria o el VIA-T). Aproximadamente 9.000 camiones pasan cada día por el paso fronterizo de Biriatou.

Los transportistas denuncian que la Diputación de Guipúzcoa no ha querido considerar sus peticiones para llegar a algunas medidas compensatorias para paliar las consecuencias económicas del peaje. En este sentido, Oiarbide replica que ya dejó claro que no quería crear ninguna expectativa” en las dos reuniones mantenidas con la CNTC. Los convocantes del paro de cuatro días se han dirigido a Fomento para mostrar su protesta, si bien el ministro Íñigo de la Serna, ha señalado que la capacidad del Gobierno para actuar en este tema es nula”, ya que la Diputación de Guipúzcoa “tiene competencias” para tomar decisiones en materia de tráfico.

Con la implantación del nuevo peaje, la diputación estima que unos 1.500 vehículos pesados que hoy transitan por la N-I se desviarán por las actuales autopistas de pago. La N-121-A, que conecta la frontera con Pamplona, también puede verse afectada con el canon al absorber un mayor tráfico de camiones. Por lo pronto, este martes la policía de Navarra ha reforzado la vigilancia en esta carretera en previsión de que el paro desplace el tráfico pesado por esta vía, que en el futuro podría ser de pago. El vicepresidente de Desarrollo Económico de Navarra, Manu Ayerdi, ya ha dejado abierta esta puerta para obtener recursos económicos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.