Inicio Noticias Pérdida de mercancía o retraso en la entrega

Pérdida de mercancía o retraso en la entrega

Compartir

COMO REGLA GENERAL, EL TRANSPORTISTA ES RESPONSABLE DE LA PÉRDIDA TOTAL O PARCIAL QUE SE PRODUZCA ENTRE EL MOMENTO DE LA TOMA EN CARGA DE LAS MERCANCÍAS Y EL DE LA ENTREGA, ASÍ COMO DE SU RETRASO.

Todo en la vida o casi, admite excepciones, y en el ámbito del transporte por carretera y más en concreto, el de la responsabilidad, eso no podía a ser menos. De esta manera, siendo así la regia general anteriormente destacada sin embargo el Convenio CMR relativo al contrato de transporte internacional de mercancías por carretera prevé a estos efectos la posibilidad de exoneración de esa responsabilidad “si la perdida, avería o retraso ha sido ocasionado por culpa del que tiene derecho sobre la mercancía o por una instrucción de este no resultante de una acción culposa del transportista, por vicio propio de le mercancía o por circunstancias que el transportista no pudo evitar y cuyas consecuencias no pudo impedir”, no pudiendo el transportista aducir “para exonerarse de responsabilidad, ni defectos en los vehículos de que se sirve para realizar el transporte, ni culpa de la persona a la que haya alquilado el vehículo o los empleados de esta” (art. 17, párrafos segundo y tercero).

Son varios los supuestos de exoneración de responsabilidad del transportista que prevé la norma, tales como:

  • El empleo de vehículos abiertos y no entoldados, cuando así haya sido expresamente pactado en la Carta de Porte;
  • La ausencia o deficiencia en el embalaje de las mercancías expuestas por su naturaleza a deterioros o averías;
  • La manipulación, carga/descarga, estiba/desestiba de la mercancía realizada por el remitente o el destinatario;
  • La propia naturaleza de ciertas mercancías expuestas a pérdida total o parcial o averías consecuencia de rupturas, moho, deterioro interno y espontaneo, desecación, derrame, merma natural, acción de las plagas y roedores;
  • La insuficiencia de las marcas o numero de los bultos
  • El transporte de animales vivos.

Ahora bien, volvemos de nuevo al punto de partida en que señalábamos que toda regla general admite sus excepciones, y así tenemos que hay situaciones en que aun dándose alguna de las circunstancias anteriores sin embargo la Ley prevé igualmente la responsabilidad del transportista. Y así, por ejemplo, en el caso propio de la naturaleza de ciertas mercancías expuestas, “si el transporte es efectuado por medio de un vehículo preparado para sustraer la mercancía a la influencia del calor, frío, variaciones de temperatura o de la humedad del aire”, el transportista no puede exonerarse de responsabilidad a menos que “pueda probar que, teniendo en cuenta las circunstancias, ha tomado todas las medidas que le incumben en relación con la elección, mantenimiento y empleo de los acondicionamientos del vehículo y que se ha sometido a las instrucciones especiales que se le hayan podido dar”. De igual manera se prevé para el caso del transporte de animales vivos en que será necesario que el transportista “pruebe que, habida cuenta de las circunstancias, ha tomado todas las medidas que le incumben normalmente y que ha seguido las instrucciones especiales que le hayan podido ser dadas”.

Por último, en lo relativo al retraso, la norma prevé en su artículo 19 la responsabilidad del transportista “cuando la mercancía no haya sido entregada en el plazo convenido; o, si no habiendo plazo convenido, cuando la duración efectiva del transporte sobrepase el tiempo necesario que es razonable otorgar a un transportista diligente, habida cuenta de las circunstancias y, especialmente, en el caso de una carga parcial, del tiempo necesario para reunir un cargamento completo en condiciones normales”. ■

Artículo publicado en Todotransporte

Fuente : Resultado de imagen de http://www.lextransport.com/

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.