Inicio Noticias ¿Sale rentable tener un coche propio?

¿Sale rentable tener un coche propio?

Compartir
Coche en propiedad

Coche en propiedad: las cuentas de la abuela.

El pasado 22 de septiembre se celebró, un año más, el Día Mundial sin coches, una iniciativa que algunos gobiernos promocionaron en los 70, que fue aceptada internacionalmente a partir de la década de los 90 con la implicación de las asociaciones ecologistas y que en 2000 fue apoyada por la Comisión Europea.

El objetivo sigue siendo el mismo: concienciar a los ciudadanos sobre las ventajas de la reducción de los coches que circulan por las ciudades y promover el uso del transporte público o alternativo como la bicicleta.

Sin embargo, lejos de reducir su presencia, los coches se han convertido en el protagonista indiscutible de las ciudades; y los atascos y la contaminación, en el quebradero de cabeza de ciudadanos y autoridades. Mientras, los ecologistas siguen reclamando mayores esfuerzos a las administraciones públicas para implantar medidas que contribuyan a dotar a las ciudades de modelos de movilidad más sostenibles a lo largo de todo el año.

Pero como nunca “llueve a gusto de todos”, la iniciativa tiene seguidores y detractores. Mientras unos apuestan por cuidar el medio ambiente y otros por la comodidad, algunos optan por el factor económico y el ahorro: nada mejor que echar números y saber cuánto nos cuesta tener un coche para decidir vivir con o sin él.

Algunos estudios realizados por el IDAE (Instituto para el Ahorro y la Diversificación energética, del ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital) o por empresas especializadas en estudios del mercado automovilístico, como FleetData, indican que tener un coche nos cuesta entre 2.000 y 3.500 euros al año. Dicho de otra manera, por cada km que hacemos en coche, pagamos entre un 0,18 – 0,23 euros (23,70 euros por cada 100 kilómetros recorridos).

Pero esas cifras se quedan cortas si hacemos las cuentas de la abuela. Además del precio de compra, hay que sumar el seguro, las revisiones técnicas, los arreglos en el taller, el combustible y el impuesto de circulación. Son los gastos fijos que anualmente nos requiere un coche a los que hay que añadir otros eventuales como las posibles multas de circulación, los gastos de aparcamiento, el peaje o los lavados.

Aunque los gastos totales de un coche dependen de varios factores (marca, modelo, tipo de seguro, combustible, aparcamiento, etc.), hagamos un desglose en base a un coche cuyo precio inicial ronde los 18.000 euros, incluyendo impuesto de matriculación. Una vez que lo tenemos en propiedad, ¿a qué gastos anuales, fijos y variables, nos enfrentamos?

Entre los gastos fijos están el seguro, los impuestos, el combustible y las revisiones en el taller:

  • Seguro: Asegurarlo supone entre 250 y 800 euros anuales, dependiendo si es a todo riesgo, a terceros o con franquicia, así que pongamos una media de 650 euros anuales.
  • Impuesto de circulación: Es un gravamen que imponen los ayuntamientos y varía mucho de unas localidades a otras. Haciendo la media, calculamos que entre 100 y 120 euros.
  • Combustible: Si partimos de un kilometraje anual de 15.000 kms, nos gastaremos alrededor de 1.000 euros si es un coche diésel, o 1.500 si es uno de gasolina.
  • Revisiones y mantenimiento: van en función de la edad del coche, de los kms que hagamos o del tipo de revisión que se haga, pero pongamos una cifra redonda, unos 130 euros, cantidad que como mínimo se quintuplicará si además nos toca cambiar la correa de distribución, la batería o los neumáticos (entre 400 y 700 euros).

En cuanto a los gastos variables:

  • Aparcamiento: Salvo algunas excepciones, en la ciudad todos pagamos por aparcar: en una plaza que tengamos bien en propiedad (el precio de los garajes también hay que tenerlo en cuenta) o en alquiler, o bien, a través de la tarjeta de residente, que nos permite aparcar en las zonas verdes de nuestro distrito (opción más barata) o azules si nos desplazamos fuera de nuestro distrito. El alquiler de una plaza de garaje depende de las ciudades, 40 euros las más baratas, 160 euros las más caras. Eso sale a una media de casi 2.000 euros al año.
  • Peajes y posibles infracciones o multas: recorridos habituales por autopistas y multas por infracciones cometidas por exceso de tiempo en el estacionamiento regulado, exceso de velocidad, no usar el cinturón, … ¿quién no pasa por ello al menos 3 veces al año? Pongamos, pues, una media de 200 euros.
  • Lavados: ¿Cuántas veces al año lavas tu coche? Una vez al mes, suponen 54 euros más.

Ahora ya sólo nos falta calcular: en este caso hipotético medio, salen unos gastos superiores a los 4.000 euros al año, sin contar el precio inicial de compra del vehículo. Esa cantidad supone más de dos meses de sueldo medio … ¿A que entran ganas de que todos los días sean el Día sin coche?

Resultat d'imatges de Elvira Calvo Autora: Elvira Calvo Resultat d'imatges de finanzasparamortales.es

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.