Inicio Noticias Tránsit no puede sancionar a los conductores que lleven detector de radar...

Tránsit no puede sancionar a los conductores que lleven detector de radar si no se acredita su uso

Compartir
DETECTOR-DE-RADAR

Un juzgado de Barcelona ha estimado íntegramente el recurso promovido por los servicios jurídicos de  AUTOMOVILISTAS EUROPEOS ASOCIADOS (AEA) y ha anulado una multa de 200 y la detracción de 3 puntos impuesta por la Directora del Servei Catalá de Tránsit a un conductor al considerar que la simple instalación de un detector de radar en el vehículo no constituye infracción a la Ley de Seguridad Vial.

Resultat d'imatges de aeaclub.org logo

Una reciente sentencia judicial dictada por el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº 13 de Barcelona ha estimado el recurso promovido por los servicios jurídicos de AUTOMOVILISTAS EUROPEOS ASOCIADOS (AEA) en defensa de uno de nuestros socios, y ha anulado la sanción de 200 € y la detracción de 3 puntos que le impuso la Directora del Servei Catalá de Tránsit por “utilizar mecanismos de detección de radares o cinemómetros”.

La Administración debe probar el uso del detector de radar

En el fundamento jurídico primero de la sentencia se indica que “no resulta acreditado que tal manifestación obedeciese a un hecho constatado por él (agente), que comprobase que efectivamente el dispositivo que portaba el recurrente detectaba cinemómetros, por lo que no cuenta con esa especial fuerza probatoria de la que sí están revestidas las manifestaciones”.

Los hechos ahora enjuiciados ocurrieron en marzo de 2016, cuando un conductor que circulaba con su turismo por la C-28, en Lleida, fue denunciado por una patrulla de los Mossos d´Esquadra porque -según la versión del agente denunciante- “en el vehículo del recurrente se encontraba instalado el aparato Stinger Vip”, indicando que el aparato estaba en funcionamiento.

Según la sentencia, en la denuncia se indicaba que “té capacitat per detectar i alertar de la presencia de cinemómetres de vigilancia del tránsit, si bien no se recoge que en el momento de examinar el vehículo, estando en funcionamiento según el propio acta, estuviera señalizando cinemómetro alguno en las inmediaciones o qué actuaciones se realizaron por el agente actuante para comprobar que tenía tal capacidad. Así no resulta acreditado que tal manifestación obedeciese a un hecho constatado por él, que comprobase que efectivamente el dispositivo que portaba el recurrente detectaba cinemómetros, por lo que no cuenta con esa especial fuerza probatoria de la que sí están revestidas las manifestaciones sobre hechos directamente constatados, como es que el vehículo llevaba instalado el dispositivo.”

Tránsit hizo oídos sordos a las pruebas aportadas

Desde el primero momento, se recurrieron los hechos denunciados y se aportó un certificado de un laboratorio de ensayos que acreditaba que el aparato no era un detector de radar sino un dispositivo de ayuda a la conducción, que no actuaba como un inhibidor ni generaba interferencias en los sistemas de vigilancia del tráfico y que además su encendido y apagado era independiente de la puesta en marcha del vehículo. Sin embargo, el agente denunciante se ratificó en su denuncia y la Directora del Servei Catalá de Tránsit confirmó la sanción imponiendo una sanción de 200 € y la detracción de 3 puntos de su saldo del carnet.

El conductor puso el caso en manos de los servicios jurídicos de AEA, para que defendieran sus legítimos derechos ante los tribunales frente a una sanción que consideraba totalmente injusta. Ahora la justicia le ha dado la razón y el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº 13 de Barcelona ha estimado íntegramente el recurso interpuesto, anulando las sanciones impuestas.

No era un detector sino un sistema de ayuda a la navegación, como medio legal de ayuda a la conducción

Entre las fundamentos jurídicos que se han tenido en cuenta, la sentencia considera que “No se realizaron actuaciones por la (administración) demandada para comprobar que el aparato detectaba radares, en el lugar o en un taller, y por tanto que se había cometido el hecho sancionado. Por tanto de las actuaciones queda acreditado que el recurrente llevaba instalado en su vehículo un dispositivo Stinger Vip, pero no resulta probado si el mismo servía al conductor para detectar cinemómetros o únicamente servía como navegador”. Por ello, procede estimar el recurso anulando la resolución recurrida.

 ¿Qué es un detector de radar?

Desde que en 2006 se prohibiera la instalación de los detectores de radares en España y en 2009 el uso de inhibidores, la utilización de dispositivos de ayuda a la conducción ha sido objeto de numerosas controversias jurídicas para determinar si son, o no, legales. Por ese motivo, AEA considera muy positiva la resolución judicial favorable obtenida por sus servicios jurídicos en defensa de los derechos de uno de sus socios porque clarifica lo que puede, o no, ser sancionado cuando se usan dispositivos de ayuda a la conducción.

Multas injustas que requieren un buen asesoramiento especializado

 En este sentido el presidente de AEAMario Arnaldo, ha mostrado su satisfacción por este nuevo éxito jurídico logrado por su organización en la defensa de los legítimos derechos de sus Sociospero ha advertido que “esta nueva sentencia pone de manifiesto la necesidad de los automovilistas españoles de estar bien asesorados por expertos en derecho de la circulación y no por meros tramitadores de multas, sobre todo cuando nos encontramos frente a sanciones graves que implican la detracción de puntos”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.