Inicio Noticias Transportes Souto echa el cierre.

Transportes Souto echa el cierre.

Compartir
Instalaciones-de-Transportes-Souto-en-tarragona
  • El cese de operaciones de Souto afecta a más de 1.500 empleados.
  • A la plantilla de 700 trabajadores se suman autónomos y personal de pymes subcontratadas
  • La asamblea aprueba movilizaciones.

Resultat d'imatges de farodevigo.es logo

Los Inicios (1940-1972)

Con un pequeño negocio, el abuelo de Jesús Martínez Souto trasladaba cargas de pescado desde el Puerto de Vigo hasta condados como Porriño, Paranta y Puenteareas, entre otros.

Más tarde, alrededor de los años 40, es el padre de Jesús, Julio Martínez Carrera el que se hace con el negocio y bautizándolo con el nombre de Transportes Martínez, pone en marcha los avances pertinentes incorporando camiones, gracias en parte, a las innovaciones técnicas del momento. Sin embargo, en esta época se llevan a cabo una serie de cambios importantes para la empresa como la ampliación de mercado, puesto que el transporte de pescado ya no se realiza únicamente para abastecer a las regiones gallegas, sino que se amplía hasta Madrid.

No obstante, el avance más significativo se produce cuando Transportes Martínez comienza a transportar cargas completas de mercancía de la factoría Citroen de Vigo hasta Madrid, hecho que supone un pequeño crecimiento para la empresa que cuenta en ese momento con una flota de unos 15 camiones.

1972, la Transformación

La gran transformación del negocio ocurre en 1972 cuando Jesús, se hace con ella. En ese momento, Transportes Martínez ya no es un simple negocio de transporte de pescado, sino que amplia su negocio transportando todo tipo de mercancías de Vigo a Madrid y orientando gran parte de sus servicios al traslado de material de citroen, contando con una flota de vehículos.

Los 80

Es en los años 80 cuando dando un paso más, la empresa comienza a trasportar paquetería en carga fraccionada, pero sin dejar de lado a Citroen.

A pesar de que la sede de Transportes Martínez siempre había estado ubicada en la ciudad de Vigo, en 1982 deciden trasladarla a Puxeiros (Mos) y seis años después (1988), se ponen en marcha dos nuevas delegaciones en las regiones de Coruña y Ourense. Años más tarde se llevaría a cabo la ampliación del negocio abriendo dos delegaciones más en Lugo y Santiago, consiguiendo de esta forma crear una red de paquetería en toda Galicia.

Desde los 90 hasta nuestros días

Tienen que pasar algunos años hasta que en 1991 se decide abrir una nueva delegación en Benavente que será el centro logístico de la empresa. Poco tiempo después surge la necesidad de copar también las regiones de Asturias y Valladolid, consiguiendo de este modo crear una red completa desde Madrid a toda la zona noroeste de España.

Ya en 1995, Transportes Martínez amplia sus servicios a toda España, pero no satisfecho con este acuerdo, en el año 2000 crea su propia red de delegaciones por todo el territorio nacional para abastecer a sus clientes, cambiando su nombre original por el de Transportes Souto.

Poco después comienza la verdadera expansión de la empresa primero en Cataluña, seguidamente en Sevilla y más tarde, en el País Vasco para continuar copando el mercado hasta llegar a las 41 delegaciones con las que actualmente cuenta Transportes Souto, una empresa con una sola premisa: calidad en el servicio.

En la actualidad Transportes Souto ha consolidado su presencia en toda la península Ibérica con una red de 41 delegaciones propias que prestan un servicio homogéneo. El futuro inmediato se encuadra en la ampliación de la red de delegaciones en el Portugal, en concreto en la inminente apertura de una 3ª delegación.

La plantilla de Martínez Souto se movilizará en defensa de los puestos de empleo y ante la incertidumbre que rodea al mayor transportista de la automoción viguesa. La asamblea de trabajadores del grupo logístico celebrada ayer en Cabral, a la que asistieron setenta de los 93 efectivos de la central de Puxeiros (Mos), ha dado su visto bueno al inicio de movilizaciones a partir de la próxima semana tras suspender la compañía sus operaciones el pasado miércoles, como adelantó FARO ayer. La crisis de Transportes Souto, que cuenta con 41 delegaciones repartidas por el territorio nacional y Portugal, afecta a más de 1.500 trabajadores, entre personal directo (unos 700), autónomos y empleados de pymes que operan a través del consorcio.

Esta empresa cuenta actualmente con 500 vehículos de reparto, más 200 vehículos de largo recorrido y directamente da trabajo a 645 trabajadores y a 700 autónomos en exclusividad.

El cese de operaciones de Souto, que ha dejado de recoger mercancía, cogió por sorpresa a buena parte de la plantilla, que ve ahora su futuro con incertidumbre. La empresa, el mayor transportista de la automoción viguesa desde la década de los setenta, ya ha comunicado a los sindicatos que nombrará un interlocutor para dar sus explicaciones a los trabajadores, en una reunión prevista para mañana o el martes. “No sabemos aún quién es“, reconocían ayer fuentes de la Federación de Transporte de CC OO. La plantilla apunta a la abultada deuda del grupo de transportes -69,3 millones de euros en 2016, según la central de datos de Axesor- como principal motivo de la suspensión de la actividad esta semana, que afecta principalmente al sector del automóvil pero también a otras importantes industrias metalúrgicas de la comarca de Vigo.

Fuentes sindicales señalaron que pondrán el caso en conocimiento de la Inspección de Trabajo y apuntaron también como responsables a Gefco y a PSA, por ser los principales clientes de Souto y “conocedores” de la situación que atravesaba la empresa desde hace tiempo. “No han hecho nada por mejorar la situación y por lo que estamos oyendo están repartiendo la carga de trabajo entre otras empresas“, apuntaron. Las mismas fuentes añadieron que cuando una empresa de esta dimensión decreta cese de actividad y deja de recoger mercancía es porque ha llegado a una situación de no retorno.

La grupo gallego había registrado en 2016 una facturación de 81 millones de euros (-1,89% respecto al año anterior) y un ebitda de 3,31 millones (-12,96%). La última instalación que abrió fue el pasado mes de agosto en Huelva, de 1.500 m2, dotada de muelles de carga y descarga para todo tipo de vehículos. La anterior había sido en Vigo, en San Andrés de Comesaña, de 13.000 m2 y capacidad de aparcamiento para 100 gabarras, con el objetivo de dar un mejor servicio a la factoría de Balaídos, aunque las instalaciones están ahora vacías.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.